ESTILO 

5 factores que afectan el funcionamiento de tu reloj y no lo sabías

Humedad, gravedad, magnetismo, desuso y el pulir tu reloj son factores que pueden afectar el funcionamiento de este accesorio.

foto-timex-reloj-en-brazo-en-baja

Timex®, con más de 160 años de experiencia en relojería, presenta una lista de factores que pueden afectar el buen funcionamiento de tu reloj y cómo poder evitarlos.

Todas las personas que gustan de portar un reloj en sus muñecas reconocen que este accesorio o pieza de joyería habla mucho de nuestro estilo y personalidad. El tener un adecuado cuidado de estas piezas resulta muchas veces una tarea difícil, sobre todo, cuando se desconocen los factores que ponen en peligro su funcionamiento y estética.

No sólo el agua o una caída pueden ser los grandes peligros para nuestro reloj. Muchas veces nos rodeamos de materiales y situaciones que afectan el funcionamiento del mismo, es por ello que Timex presenta una lista de factores que pueden dañarlo y cómo puedes evitarlos:

• Desuso: Quizá pienses que entre menos utilices tu reloj y lo mantengas en su caja o apartado de los peligros del exterior lograrás que duré más ¿cierto?, la realidad es que no, aquello que no se mueve se atrofia y se descompone.

Normalmente el mecanismo de los relojes funciona con aceite. Si no lo utilizas, el aceite se seca y daña el mecanismo, lo que atrofiará el engranaje interno y dificultará su reparación en un futuro, ya que se comenzará a generar óxido al interior de tu reloj. Es recomendable que, si deseas guardar tu reloj, lo hagas en una vitrina de movimiento o simplemente lo saques de paseo de vez en cuando.

• Magnetismo: Este puede ser sin duda el peor enemigo de tu reloj, ya que puede detener por completo su movimiento. Un aparato con imán, unos simples auriculares o incluso tu teléfono celular puede, a través de un simple contacto, magnetizar tu reloj e interferir en su precisión. Esto ocurre, ya que existe una variedad de fuentes que producen detenciones en el mecanismo del reloj ocasionando graves problemas. Es recomendable, evitar poner en contacto tu reloj con cualquier imán u objeto que tenga cargas magnéticas para evitar imprecisiones en su funcionamiento.

• Gravedad: Seguramente te estás preguntando ¿cómo puede esto dañar mi reloj?, pues este factor en particular tiene que ver mucho con el tipo de reloj que utilizas. Al realizar actividades deportivas o de alto impacto, en donde tu cuerpo realiza movimientos súbitos y bruscos, debes portar un reloj adecuado y que esté fabricado para esto. De lo contrario puedes alterar el mecanismo, el dial o incluso el vidrio de del reloj que no está diseñado para este tipo de actividades. Es recomendable, utilizar relojes deportivos o resistentes a los golpes para situaciones de alto impacto, saber cómo colocar de forma correcta el reloj sobre tu muñeca para evitar alteraciones y vibraciones excesivas, y sobre todo, evitar caídas bruscas que comprometan el buen funcionamiento del mismo.

• Humedad: Es imposible pelear con los factores del clima ya que son impredecibles, y en este rubro la humedad representa un gran peligro incluso más grave que la lluvia. No sólo porque puede estropear el material de tu reloj, como puede ser la correa, sino también porque la humedad puede penetrar hasta la caja y humedecer el mecanismo. Es recomendable que, si vas a salir de viaje o te encuentras en algún lugar con mucha humedad, utilices un reloj que sea resistente al agua, para poder asegurar que el mecanismo de tu reloj no se vea afectado por este factor.

• Pulir tu reloj: ¡Ni siquiera lo pienses! Es muy común que tu reloj sufra raspones o se raye en la oficina, en una fiesta, o en una reunión con amigos. Existen miles de formas de que tu reloj sufra percances estéticos, pero recuerda que esto es completamente normal. Si por tu mente pasa el tratar de recuperar el brillo original de tu reloj y llevarlo a pulir, es mejor que lo pienses de nuevo.

Pulir tu reloj disminuye su valor inicial. Por lo que, es mejor rellenar los rayones y raspones con productos a base de vaselina o laca, así conservarás la capa de fábrica, disimularás los detalles estéticos y tu reloj seguirá teniendo el mismo valor que cuando lo compraste.

Related posts