VINOS 

Champagne Cristal 2007 de Louis Roederer para este Día del Padre

Champagne Cristal 2007 de la casa de champagne Louis Roederer es el regalo perfecto para este Día del Padre, el magnifico ejemplo de la “potencia discreta” junto con la fuerza de su añada que expresa la fineza de sus raíces.

 

Cristal 2007, ha sido elaborado a partir de grand crus de la Montaña de Reims, el Valle del Marne y la Côte des Blancs. Contiene un 58% de uva Pinot noir y 42% de Chardonnay. El 15% restante con vinos vinificados en barricas de roble por cinco años de maduración en cavas con un bazuqueo semanal y ocho meses en reposo tras el degüelle.

Gracias a la riqueza de sus propios viñedos de 214 hectáreas en las principales zonas de Champagne en Francia, Louis Roederer crea sus propios vinos de base, además de largos procesos de producción artesanales y un tiempo de reposo en botella sobre lías, que son los sedimentos que nacen de la fermentación de las levaduras en la botella. Todo esto lleva un proceso de más de tres años a temperaturas ideales, que dan como resultado un “Champagne de Propiedad”, digno de cualquier ocasión y exigente paladar.

El año 2007, fue particularmente cálido y marcado por fenómenos meteorológicos tan potentes como inesperados, además de una magnifica base de maduración y vendimias en condiciones ideales.roederer_bouteillecoffret_cristal_brut_2007_750ml_v2_rvb_0

El resultado de esta larga espera es un champagne de color oro dorado con reflejos ligeramente anaranjados y cálidos.  De burbuja impecable, fina y dinámica, ofrece un bouquet clásico, elegante y discreto a la vez.

Un ataque de jugosos frutos y maduros ligeramente acidulados, se asocian a notas de pastelería caliente como una tarta de manzana caramelizada, recién salida del horno.

Cristal 2007 solo desea expresarse, ya que tras solo algunos minutos en la copa,  revela notas de chocolate blanco y de avellanas, provenientes de las fermentaciones en madera de una parte de los vinos de la vendimia de este mismo año.

Esta amalgama de aromas de frutos maduros, acidulados y azucarados, con notas más tostadas de la crianza, se acentúa con el paso del tiempo y ofrece una auténtica impresión de profundidad.louis-roederer-cristal-2007

En boca es concentrado, donde predominan las notas de frutos maduros. Las notas ahumadas acuden para prolongar una impresión de profundidad natural, mientras que sus texturas son sedosas, aterciopeladas, que envuelven perfectamente el frescor del champagne dentro de una armonía sensual. Este final de degustación está profundamente marcado por una impresión de fineza y ligereza.

 

Related posts