SALUD Y BIENESTAR 

Para llevar una vida sana, los niños deben comer saludablemente, hacer ejercicio y beber agua

Comer saludablemente, realizar ejercicio y beber agua, son algunas costumbres que los niños deben aprender desde pequeños para llevar una vida sana.

Los malos hábitos alimenticios provocan en los niños una deficiencia de vitaminas y minerales, “lo que limita su crecimiento y desarrollo intelectual, además de que los vuelve más susceptibles a enfermedades infecciosas, disminuye su agudeza visual y corren el riesgo de padecer anemia”, destacó el especialista en Pediatría por el Centro Médico Nacional La Raza del IMSS, Dr. Miguel Ángel Guagnelli.

Además, numerosos estudios realizados a lo largo de las últimas décadas destacan el papel que la nutrición desempeña durante la niñez, así como su efecto en la salud en etapas posteriores de la vida, influyendo, por ejemplo, en la salud de los huesos y en el desarrollo de obesidad.

Comer saludablemente, realizar ejercicio y beber agua, son algunas costumbres que los niños deben aprender desde pequeños para llevar una vida sana. No hay que esperar a que nuestros hijos tengan problemas de salud, como sobrepeso o diabetes, para establecer buenos hábitos alimenticios.

Por desgracia desde hace algunas décadas, los cambios en el estilo de vida, han alterado los hábitos alimenticios de las familias, ya que consumen una mayor cantidad de alimentos, con muchas calorías, muchas grasas saturadas, grasas trans, sodio y azúcares. Además, de tener un consumo deficiente de frutas y verduras.

Es importante señalar que la nutrición en los pequeños es de suma importancia durante los primeros 1,000 días de vida del niño, que abarcan desde la concepción del bebé hasta el 2º año de vida, porque tiene un impacto en la capacidad del niño para crecer y aprender, además de facilitarles un desarrollo físico y mental más fuerte. Mientras que en la etapa adulta, pueden formar familias más saludables y ser más productivos.

Estudios científicos han demostrado que la alimentación de la madre es determinante para el desarrollo de enfermedades como la obesidad y diabetes del futuro adulto, de ahí la importancia de que la futura madre mantenga una alimentación saludable.

“Es importante señalar que la suplementación de las madres con DHA, vitaminas, minerales y otros nutrimentos esenciales, así como el consumo de alimentos fortificados durante el embarazo y la lactancia, ayudan a minimizar deficiencias e insuficiencias nutricionales en los primeros 1,000 días de vida.”, destacó el Dr. Miguel Ángel Guagnelli.

Y añadió, “en lo que respecta a la deficiencia de micronutrientes, ésta puede ser prevenida y erradicada si los niños ingieren en la dieta las cantidades adecuadas de vitaminas requeridas. Por ejemplo, las leches enriquecidas pueden aumentar las ingestas de nutrientes vitales, como la vitamina D que ayuda a fortalecer su sistema inmune, además

de que permite que el calcio sea absorbido por los huesos de los niños o la contribución del omega-3 DHA para una correcta función cognitiva”.

Respecto a lo padres, debemos resaltar que juegan un papel fundamental en la educación alimenticia de sus hijos, labor a la que deben dedicarle tiempo y dedicación de una forma divertida y porque no, hasta didáctica. Sabemos que es una labor complicada porque los niños están en una etapa de la vida en la que es difícil que coman frutas y verduras, se salten las comidas, tomen poca agua, y consuman demasiados productos con baja calidad nutricional.

Por fortuna hoy en día, los padres cuentan con herramientas desarrolladas especialmente para orientarlos en la manera de inculcar a sus hijos hábitos alimenticios saludables, ejemplo de ello es Alimenta el Futuro, sitio que busca informar de manera objetiva y sencilla los beneficios que tiene una alimentación enriquecida y balanceada para un sano desarrollo y crecimiento de los niños.

De igual manera, podrán encontrar consejos cuidadosamente creados por expertos en nutrición, interesados en formar un mejor futuro para los niños.

Para mayor información puedes visitar la página www.alimentaelfuturo.com, donde también podrás descargar el recetario para prepararles exquisitos platillos a tus pequeños.

A continuación te compartimos un par de recetas para que les prepares a tus pequeños un menú saludable.

Sopa de Verduras con pasta fortificada
Para 4 porciones
Porción para niño de 6 a 9 años: 1 plato mediano de sopa de cerca de 240 ml, con poco líquido

Ingredientes:
2 piezas medianas de zanahoria
1 pieza mediana de calabacita tipo italiana
1⁄2 taza de floretes de brócoli picados
1⁄2 taza de coliflor picada
1 cucharadita de aceite vegetal fortificado
1⁄2 taza de pasta para sopa de letras fortificada, cruda
2 tazas de consomé de pollo preparado a partir de consomé de pollo fortificado en polvo (según instrucciones del paquete)
Sal y pimienta negra

Nutrientes esenciales

Vitamina B1, también llamada tiamina, ayuda a liberar energía de los alimentos, y apoya al funcio- namiento de mússculos y sistema nervioso.
Vitamina B2, la riboflavina está relacionada con los procesos de producción de energía en las células y por lo tanto es esencial para el crecimiento, sobre todo el acelerado de la infancia.
Vitamina E, actúa como un antioxidante, protegiendo a las células, óganos y tejidos de los agentes radicales libres, que debilitan el sistema inmune y aumentan los procesos de envejecimiento.

Preparación:

1. En una olla mediana, calienta el aceite vegetal fortificado, sofríe allí primero la cebolla. Deja sofreír un minuto.
2. Agrega entonces dos tazas de agua y las dos tazas de consomé casero. Cuando ésta mezcla suelte el hervor, agrega las verduras, zanahoria, calabaza, coliflor y brócoli. Deja cocer por 5 minutos.
3. Cuando las verduras lleven 5 minutos hirviendo, apaga el fuego y sazona con sal y pimienta. Deja reposar un par de minutos y sirve.
Esta receta es baja en grasa, alta en fibra, rica en vitamina E y vitaminas del complejo B.

foto:kiwilimón

Licuado de leche fortificada
Para 4 porciones
Porción para niño de 6 a 9 años: 1 vaso de 240 ml

Ingredientes:
1 taza de fresas frescas, lavadas y desinfectadas 6 mitades de nuez tipo pecanera
2 tazas de leche fortificada con vitaminas A y D
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
Complemento:
Almendras (6 piezas para cada niño)

Nutrientes esenciales

Vitamina A, que se encuentra en las fresas: es esencial para la buena visión y su deficiencia se relaciona con ceguera en niños. Fortalece el sistema inmune.
Calcio de la leche, coadyuva en el crecimiento de los huesos y desarrollo de los dientes. Contribuye a la correcta contracción muscular, la transmisión del impulso nervioso y la regulación del ritmo cardiaco.

Preparación:

1. Vierte todos los ingredientes en el vaso de tu licuadora y licúa hasta obtener una mezcla semi espesa y fresca. Si el día es caluroso, puedes agregar también dos o tres hielos.
2. Sirve de inmediato.
Esta receta es alta en fibra, vitamina A y baja en azucares añadidos.

Related posts